Anuncia Pamelhin Carhuancho, jefa de Ventas del mayorista

Óvalo 24 pronto inaugurará su centro de garantías y almacén en el Cercado de Lima

474
Pamelhin Carhuancho, jefe de Ventas de Óvalo 24.

Óvalo 24 está logrando rápidamente posicionarse como un mayorista cercano a los canales. En esa línea viene incorporando ejecutivos con experiencia y juventud para estar en contacto con sus socios de negocios a nivel nacional. Maneja un portafolio de más de 100 marcas y está próximo a inaugurar su CAS (centro de garantías) en Compuplaza y su almacén en CompuWilson, con el objetivo de que los canales y sus clientes finales logren respuestas inmediatas a sus necesidades y consultas. En esta entrevista, Pamelhin Carhuancho, jefe de Ventas de Óvalo 24, nos comenta más detalles sobre el mayorista.

Pamelhin, felicitaciones por tu incorporación a Óvalo 24. ¿Cuántos años tienes en la industria TI de Perú?
Muchas gracias, Wilder. En el mercado TI llevo ya más de 15 años. He trabajado en empresas líderes del mercado en las me desempeñé como ejecutiva de ventas, especialista multimarcas, Key Account Manager, jefa de la división Wilson (canales), donde aprendí muchísimo, y ahora soy jefa de Ventas en Óvalo 24.

¿Te fascina la industria TI?
La industria TI de Perú es otro mundo, porque el reto es constante y fascinante, por la adrenalina del día a día que te obliga a ser creativa y estar al lado de la necesidad de los canales. El objetivo es ser su mejor aliado, socio estratégico, mejor amigo, y más.

¿Cuáles son tus principales objetivos como jefe de Ventas de Óvalo 24?
Una de mis principales metas era tener el CAS (Centro de Garantías) en Compuplaza, para estar cerca de los canales y su cliente final, para de esa manera construir nuevas y poderosas alianzas. El objetivo es estar cerca para que tengan la facilidad de hacer sus reclamos sin necesidad de irse lejos o que los tiempos de espera sean largos. El otro objetivo es tener un almacén cerca de los clientes, donde tengan a disposición todo nuestro portafolio que cada día crece más en laptops y componentes. Asimismo, hemos realizado una restructuración y reingeniería en toda la parte comercial, para ofrecer un mejor servicio a todo nivel, como el canal lo necesita y se lo merece. El CAS está en el cuarto piso de Compuplaza.

Publicidad

¿Dónde estará el almacén?
Este almacén será ubicado en Wilson, cerca de los clientes para que puedan tener la facilidad de resolver con prontitud sus necesidades de productos.

¿Y el almacén principal dónde está?
Muy pronto les anunciaremos la operatividad del almacén central de Óvalo 24 en Huachipa. Estará en un espacio de más de cinco mil metros cuadrados, y será también un centro de experiencia para el canal y sus clientes. Además del almacén, ahí también estará la infraestructura que permite y facilita nuestras principales actividades.

¿Cómo ves a Óvalo 24 en unos años adelante?
Lograremos ser unos de los principales mayoristas del mercado TI. Tenemos a un grupo de profesionales comprometidos a remar este barco, para que todos saquemos adelante este reto. Óvalo 24 se encuentra en uno de sus mejores momentos.

¿Cuáles son las marcas que Óvalo 24 tiene en su portafolio?
Actualmente, en Óvalo 24 comercializamos más de 100 marcas, de las cuales 10 son directas como Trust, ASRock, Zotac, Patriot, Kolink, Bequiet, Caterpillar, Imation, Geil y HP BIWIN. Sin embargo, planeamos cerrar la distribución directa con 15 marcas más en el transcurso del 2021. Queremos incrementar y mejorar nuestro portafolio para que el canal tenga opciones.

¿Durante la pandemia, el año pasado, Óvalo 24 supo entender el momento y aprovechó para crecer?
Por supuesto que sí. Creo que todos los que estamos en la industria TI supimos aprovechar la oportunidad. En el caso de Óvalo 24, la pandemia sirvió para la transición de canal reseller a mayorista. Fue una decisión trascendental y transformadora.

¿Qué papel cumplió el e-commerce para que Óvalo 24 logrará crecer rápidamente como mayorista?
El e-commerce ha sido uno de los sectores de más crecimiento en los últimos años. Óvalo 24 no ha sido ajeno a esto y ha sabido aprovecharlo al aplicar la evolución de las estrategias de marketing y el uso de la tecnología para las ventas. Hemos generado confianza en el usuario por los niveles de seguridad en el entorno online.

Como jefa de Ventas estarás más cerca del canal, ¿verdad?
Así es. Realizaré visitas presenciales frecuentemente. Eso es lo mío. Me verán en costa, sierra y selva. Me encanta estar cerca del canal porque me permite conocerlos y saber de sus necesidades e iniciativas. Es muy interesante.

“Crecí entre los ríos y la chacra”

¿Dónde pasaste tu infancia y qué es lo que más recuerdas de esa etapa de tu vida?
¡Uy, fue lo máximo! Tuve la dicha de crecer cerca de los ríos y las chacras de Paucartambo, Oxapampa. Durante mi infancia, mi contacto con la naturaleza fue total. Realmente, una de las mejores épocas de mi vida. Se me caen las lágrimas al recordar tanta maravilla junto a mi abuelita que en paz descanse. Ella fue una mujer guerrera, un todoterreno.

¿Qué carrera estudiaste?
Negocios internacionales en la UPC y gestión estratégica de ventas en IPAE. Aprendí a planificar y ejecutar estrategias que hoy me sirven en Óvalo 24.

¿Qué recuerdos tienes de tus anteriores trabajos?
Trabajar en la industria TI te abre la mente, te enseña de que no hay límites. En ese sentido, en Ingram Micro aprendí mucho porque cuenta con profesionales de alto nivel. Me alegra haber podido aprovechar cada oportunidad.

En pocas palabras, ¿cómo definirías el ser mamá?
Sin palabras. Me cambió la vida y es lo mejor que tengo en mi vida.
Es mi único hijo. Se me cae la baba por ese niño, pues es muy inteligente y bandido. Ya va a su colegio y sabe contar, decir los nombres de los animales, entre muchas otras cosas. Estoy enamorada de mi hijo. ¡Mi hijo es mi hijo!

¿Te gusta vender?
Desde que tengo uso de razón. Recuerdo que mi abuelita me ponía un mantelito en San Ramón (ceja de selva) con juguetitos que eran como culebritas de plástico, y me decía que si terminaba de vender todo eso me compraría mi nata (queso). Yo siempre vendía todo y terminaba con doble premio.

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios