Que no permite instalaciones de internet por cable y fibra óptica

Desafortunadas decisiones de Osiptel

0
184

Afortunadamente, hoy, 1 de mayo, Osiptel ha publicado una resolución que permite contratar nuevos servicios de telefonía móvil, telefonía fija, así como internet fijo y televisión por cable con instalaciones alámbricas. Pedido que Iván Chumo, gerente general de Optical Networks, realizó en su artículo publicado el 18 de abril en su cuenta de LinkedIn. Lo publicamos en Canal TI porque creemos que es necesario resaltar la importancia de levantar la voz para pedir lo que se cree justo y necesario, así también como para destacar que es necesario que los distintos sectores productivos del Perú fortalezcan el desarrollo de los gremios. Juntos se llega más lejos.

Ha sido muy decepcionante la posición de Osiptel respecto a su visión del sector con las “Medidas Adicionales y Temporales para la Prestación de Servicios Públicos de Telecomunicaciones durante el Aislamiento Social”, descritas en las Resoluciones de Consejo Directivo N° 00045-2020-CD/Osiptel publicadas el 31 de marzo y complementada por la N° 0040-2020-PD/Osiptel.

Ha quedado más que demostrado que internet es un servicio estratégico. ¿Se imaginan el encierro sin servicios adecuados de internet? ¿O el teletrabajo, telesalud, la educación a distancia con problemas de saturación por limitaciones de ancho de banda?

Todos sabemos que cada vez existe una mayor demanda de ancho de banda; y que los enlaces tradicionales domiciliarios basados en tecnología ADSL tienen serás limitaciones de crecimiento. Con el trabajo remoto, la telesalud y la educación a distancia, la demanda de ancho de banda en los hogares y empresas aumentará aún más y muchos servicios actuales colapsarán por limitaciones tecnológicas, tanto inalámbricos (3G y 4G) como por cobre (ADSL). En ese sentido, las instalaciones de fibra óptica se hacen y harán cada vez más importantes y necesarias para cubrir esa mayor demanda de ancho de banda.

Publicidad

En estas circunstancias, limitar las instalaciones nuevas, tanto residenciales y empresariales solo a servicios de internet móvil o inalámbrico, es una medida contraproducente que beneficia directamente a las operadoras móviles tradicionales y, sobre todo, al operador incumbente del sector domiciliario con una plataforma ADSL al borde de la obsolescencia; y lo que es peor aún, es inconcebible amenazar a las empresas operadoras que hagan instalaciones fijas nuevas con multas de 51 a 150 UIT.

Afirmar que se evitarán instalaciones nuevas para evitar el contacto social y creer que el sector telecomunicaciones se verá beneficiado, como fue afirmado por su titular en la entrevista del 18 de marzo en el diario El Comercio, solo demuestra una visión parcializada del sector, la de unos pocos operadores móviles y un desconocimiento de la existencia de las operadoras de redes fijas, que también somos proveedores importantes de redes de internet.

La etapa postcuarentena se iniciará en pocos días, el retorno progresivo a la normalidad demorará varios meses y el distanciamiento social seguirá siendo una necesidad; nuestro país avanzará en la digitalización de servicios y en transformación digital, la educación a distancia será una realidad todo este año y las compras por internet crecerán exponencialmente con los servicios de delivery.

Todas las empresas que tengan contacto directo con los clientes tendrán que establecer sus protocolos de salubridad ante el Covid-19. En esas circunstancias, ¿cuál sería el criterio para permitir que se haga delivery de bienes o alimentos y no se permita una instalación nueva de fibra en un domicilio o en una empresa? Una instalación fija nueva no es un acontecimiento masivo, no ingresa una cuadrilla para instalar un router; la mayor parte del trabajo es externo.

Si necesitamos más ancho de banda en nuestras casas u oficinas y tenemos la posibilidad, ¿acaso nos privarán del derecho a escoger un proveedor de servicios de Internet que nos instale fibra óptica?

Limitar las instalaciones nuevas de los operadores de redes fijas ponen en riesgo a muchas empresas del sector, atenta contra los principios de libertad de contratación y el estatus quo del sector residencial, protegiendo y manteniendo al monopolio actual, lo que sería una lamentable consecuencia de mantenerse esta medida.

Esperamos que esta medida sea corregida a la brevedad por la responsabilidad que tenemos, tanto el gobierno como la empresa privada, con las familias de nuestros trabajadores y el desarrollo de nuestro país.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios