Cuando la convergencia nos alcanza ¿A dónde nos lleva?

1979

Hace unos días fui a llenar el tanque de gasolina y no tenía más de 20 soles en el bolsillo y la boleta era por 80 soles. La dependiente me pregunta cómo voy a pagar. Le contesto con tarjeta de débito Visa.
En ese momento estaba muy lejos de un cajero y de pronto me acechó la idea de qué me pasaría si el POS no estaba conectado.

Hace un par de días me llamaron de Telefónica para recordarme que no había pagado la última factura del servicio, pedí las disculpas del caso por el descuido y tomé mi tablet para efectuar la operación a través del servicio de mi banco. Luego me puse a pensar: ¿Qué hubiese pasado si no tenía internet? O qué pasaba si el banco estaba desconectado. A veces pasa.

Un par de domingos atrás, estaba sin carro y con mi familia fuimos a visitar a mis padres en un taxi que tomamos en la vereda de mi casa. Al regreso, mi hijo menor, universitario, me dice: “Espera un ratito, porque acabo de pedir un taxi a Uber”. Pensé que el taxi me iba salir caro, pero no fue así. Llegó en cinco minutos a casa de mis padres y 15 minutos después estábamos toda la familia en casa, por nueve soles.

Unas tres o cuatro semanas atrás, estábamos en casa en reunión familiar. Yo venía testeando un smartwatch chino que tenía SIM. Marco en el reloj el teléfono de mi casa y empieza a sonar. Le digo a mi padre de 94 años que conteste el teléfono, lo hace y mirándome yo le digo: “Hola”, hablándole al reloj. Él no daba crédito a lo que estaba pasando y no sabía que decir. Le dije cuelga y le expliqué qué era el dispositivo que había utilizado. Él me dice: “Como en los dibujos animados de Dick Tracy”. En mi juventud mi padre y yo veíamos juntos esa serie.

Publicidad

Estas cuatro anécdotas que comparto con ustedes, me hacen reflexionar en dónde estamos y hacia dónde vamos con la convergencia de dos tecnologías que son las de cómputo y la de las comunicaciones. Hoy no podemos concebir un dispositivo que gestiona información, desconectado de una red, es imposible y hasta ocioso pensarlo. El término “Stand Alone” muy usado en el siglo pasado, no va más. Creo que vamos a hacia una información más personal. Hacia una ruta en que como dijo la CEO de IBM, Ginni Rometty, la información es el nuevo recurso natural a explorar.

Haciendo una disquisición, el término TIC (Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones), muy usado por las Naciones Unidas y por los gobiernos también se ha convertido en obsoleto, porque las plataformas de todas las empresas de telecomunicaciones corren sobre equipos de cómputo, grandes “Data Centers”, que gestionan y almacenan toda la información sobre la red de redes.

Lo único que diferencia a ambas industrias es el aspecto regulatorio. Mientras que las telecomunicaciones son reguladas, el mercado de dispositivos está regido por el libre mercado, cuidándose sólo de los grandes monopolios. Con la llegada de nuevos dispositivos como los smartwatch, los dispositivos wearables (vestibles), la incorporación de dispositivos de cómputo a todos los vehículos, aéreos, terrestres y marítimos, los PLC conectados a la internet, y una serie de sensores inteligentes, producirán el crecimiento de la conectividad en la mayor parte del mundo. Viajarán por internet, números, textos, audios, fotos y videos, generando un tráfico de crecimiento exponencial.

Estamos entrando, en forma meteórica, a la época de la inteligencia y el conocimiento, por lo que el dominio de estas, podrá traer el bien de la sabiduría a la sociedad. Este es nuestro próximo reto.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios