Método de enseñanza virtual Flipped Classroom se aplica en colegio Crece

0
76

Las crisis son históricamente uno de los más grandes motores de la innovación, porque generan oportunidades, como es el caso de Aula invertida o Flipped Classroom, un innovador modelo que cambia la enseñanza tradicional e incentiva la autonomía en los estudiantes, y que ha empezado a aplicarse en el país por el colegio Crece, como una de sus estrategias para las clases virtuales, ante el desafío que el sector educación está enfrentando, como resultado del confinamiento de los alumnos, debido a los efectos del covid-19.

La iniciativa, que es desarrollada en el aprendizaje virtual a estudiantes de nivel primario, promueve mejores habilidades de comunicación y su independencia, desde muy temprana edad, competencias que son fundamentales para la vida adulta y profesional.

Tirsa Quispe, promotora del colegio Crece.

A nivel mundial, Flipped Classroom o Aula invertida ha sido impulsada desde el 2012 y se desarrolla en Estados Unidos, Brasil, Finlandia y Taiwán. Tirsa Quispe, promotora del colegio Crece, informó que la adopción del nuevo método de enseñanza fue debido a que buscaban ofrecer a los estudiantes herramientas digitales eficaces para que los docentes logren entusiasmarlos y así lograr un aprendizaje efectivo.

La transformación digital educativa no es fácil. Los colegios estamos impulsando cambios con nuevas herramientas digitales, para motivar tanto a los profesores como a los alumnos. Sabíamos de que con algunos sistemas aplicados en otros colegios, ya sea por una baja señal de internet u otros motivos, los alumnos no accedían a una educación de calidad y algunos padres de familia tampoco estaban satisfechos; entonces, nos propusimos ofrecer un servicio innovador y eficaz”.

Publicidad

Quispe precisó que con el modelo Flipped Classroom el concepto teórico del tema, que antes era enseñado durante las clases, ahora se estudia previamente, mediante videos. “Así, los alumnos pueden estudiarlos a su ritmo, pausando los videos o retrocediéndolos según sus necesidades, tomando notas y luego, todas las dudas que puedan surgir, y la profundización del tema, las discuten en la clase con el docente”.

Las ventajas de los videos (de 3 a 6 minutos), según explicó la promotora, es que fueron producidos por el colegio Crece exclusivamente para cada curso, por los mismos profesores, quienes también fueron capacitados en técnicas de enseñanza virtual. Al respecto, puntualizó: “Cada video se enfoca solo en el tema central del curso, son videos dinámicos, con efectos especiales, con una excelente calidad de imagen, y sin ninguna dificultad técnica que interfiera en la enseñanza, todo lo cual permite captar la atención del alumno, sin motivos de distracción”.

Quispe sostuvo que la nueva apuesta empezó a ser implementada por el colegio Crece desde el año 2019, por lo cual contaban con un avanzado grado de preparación para implementarlo el 2020, proceso que aceleraron ante el cambio de las clases presenciales por las virtuales.

Flipped Classroom, según refirió Tirsa Quispe, es un modelo que fue aplicado por primera vez en 1996, en un curso de Microeconomía en la Universidad de Miami (EE.UU.) y que en Perú se ha estudiado y aplicado en instituciones de nivel superior como la Pontificia Universidad Católica del Perú, Universidad de Ciencias y Humanidades, así como la Universidad Tecnológica del Perú.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios