United Technologies for Kids

1870

Giuliana Huerta-Mercado es una peruana que estudia economía en la Universidad de Michigan. Dedica su tiempo a implementar laboratorios de tecnología en escuelas de países en desarrollo. Para ello fundó UTK (United Technologies for Kids), con el fin de aumentar el número de alumnos que siguen carreras en ciencia y tecnología, fundamentales para impulsar el desarrollo.

“Solo el 22% de los alumnos que cursan el último año de colegio en el Perú, piensan que las carreras de ciencias y tecnología son atractivas”, explica Giuliana, haciendo referencia a un estudio local realizado recientemente. “La falta de científicos e ingenieros peruanos, así como el avance exponencial en tecnologías como la inteligencia artificial, ingeniería genética, nanotecnologías, etc.; pone al Perú cada vez más en desventaja globalmente, limitando su desarrollo”, puntualiza.

Por eso, Giuliana fundó U.T.K. (United Technologies For Kids), una iniciativa, que junto a sus asociados tecnológicos -organizaciones estudiantiles de la Universidad de California, Berkeley y la Universidad de Michigan- están llevando ciencia y tecnología de una manera práctica y divertida a los colegios peruanos con el fin de encender el espíritu científico de los alumnos.

Los STEM Labs son para todos
Los STEM labs o laboratorios de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, son algo nuevo para los colegios peruanos. “Entre las tecnologías que se implementan dentro del programa STEM de UTK se tiene: impresoras 3d, circuitos electrónicos con Arduinos, programación con Python, sistemas de robótica, drones y biotecnología”, explica Giuliana, quien en un interesante modelo de negocio, provee de estos laboratorios y capacitación a colegios privados y públicos, gracias a alianzas estratégicas con colegios patrocinadores y con empresas auspiciadoras. Para ello, un equipo de alumnos de las universidades anteriormente mencionadas, llegan a  los colegios como instructores-voluntarios por un período de tres semanas para implementar los laboratorios junto con  profesores y alumnos de cada colegio. 

Publicidad

En una segunda fase, Giuliana y los instructores-voluntarios monitorean de manera remota a los equipos de los colegios para que desarrollen proyectos aplicando las tecnologías aprendidas con los que participan en competencias tanto locales como internacionales. 

Finalmente, los equipos STEM de los colegios participantes tienen la oportunidad de viajar a la Universidad de California Berkeley para atender conferencias y presentar sus proyectos frente a un jurado de profesores y alumnos de Ciencias e Ingeniería. Además, visitan la Universidad de Stanford y el Silicon Valley, hogar de las principales empresas de tecnología del mundo.

Herramientas para el desarrollo
La importancia de la educación STEM a través de laboratorios surge de la gran influencia que está cobrando la tecnología en todas las disciplinas, desde el arte hasta la medicina.

Según estudios del Departamento de Educación de Estados Unidos, los trabajos aumentarán sus necesidades de puestos de ciencia y tecnología desde un 14 % hasta un 62%, según el campo. El desarrollo STEM no solo apuesta por la productividad, sino también por la igualdad y el empoderamiento de las mujeres. Pues, solo el 14% de las mujeres aspira a dedicarse a las ciencias; pero una vez que conocen el trabajo científico de cerca, el 76% afirma estar interesada.  Por ahora, más de 3 millones de puestos de trabajo quedan desiertos porque no hay personal capacitado en tecnología y ciencias. 

La vida después del STEM Lab
Durante el primer piloto desarrollado el año 2016 en dos colegios de Lima, los alumnos participantes desarrollaron cuatros proyectos: una prótesis impresa en 3d, un sistema de irrigación automático, un brazo robótico y un alcoholímetro, los cuales causaron revuelo en la Universidad de California Berkeley debido al nivel de complejidad alcanzado con tan sólo tres semanas de instrucción. Es más, varios de los alumnos participantes decidieron cambiar sus aspiraciones profesionales: en un inicio pensaban estudiar administración o relaciones internacionales; ahora sueñan con ser ingenieros o diseñadores industriales.

Para fines de junio de este año, UTK habrá instalado ocho laboratorios en colegios: cuatro en Lima, tres en provincias del sur del Perú y uno en Medellín, Colombia; y se dará inicio a la segunda fase de desarrollo de proyectos STEM durante los meses siguientes.

Giuliana tiene planes para expandir el proyecto de UTK a más colegios del Perú y Latinoamérica, así como del Sudeste Asiático, de tal manera que los alumnos participantes también dispongan de una experiencia multicultural. 

Giuliana afirma: “Mi sueño es que UTK pueda desarrollar un ecosistema de estudiantes a nivel mundial que utilicen de manera colaborativa la tecnología para desarrollar proyectos con impacto social en beneficio de la humanidad”.
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios