Innovación incremental

0
43

Como se determina en el Manual de Oslo, existen diversos tipos de innovación, todos absolutamente válidos y vigentes. Hoy nos referiremos a la innovación incremental y de cómo podemos identificar procesos que pueden alinearse en las organizaciones. Se considera innovación incremental cuando se crea un valor sobre un producto core o no core que ya existe, el cual innova a través de nuevas mejoras añadidas.

Este tipo de innovación parte de una base conceptual ya existente, mejorando el producto en algún aspecto: ya sea una mejora de su imagen o apariencia, un incremento de sus funcionalidades o prestaciones que ofrece, o modificaciones de mejora en eficiencia.

Existen muchos ejemplos de productos de innovación incremental, como la incorporación de las cámaras de fotos y vídeo a los teléfonos móviles o las continuas mejoras que ofrecen los ordenadores hoy día, con una tecnología mucho más avanzada.

Al margen de su tamaño y su naturaleza, las empresas tienen diversas alternativas cuando deciden iniciar procesos de innovación: por un lado, pueden crear un producto que rompa con los esquemas del mercado y genere nuevas dinámicas (Innovación disruptiva); por otro lado, pueden incrementar el valor de un producto que ya exista en dicho mercado.

Publicidad

En los 4 tipos de innovación el modelo de innovación incremental es considerado un modelo tradicional y de bajo riesgo como pueden apreciarlo en el siguiente cuadrante:

Para identificar correctamente si el modelo es de innovación incremental, debes tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Es útil cuando la empresa tiene una marca consolidada. Es decir, que por más cambios que se añadan al producto, los consumidores no cambiarán de compañía. De lo contrario, los cambios pasarán desapercibidos y la inversión realizada no arrojará beneficios.
  • No se recomienda en escenarios donde las empresas rivales apuesten constantemente por procesos de innovación disruptiva. Esto lo podemos ver con claridad en el sector de las nuevas tecnologías, donde muchas startup lanzan productos al mercado con la idea de producir cambios estructurales. En ese caso, el modelo incremental es incompatible con el mercado.
  • Haz los cambios incrementales siempre en función de lo que te digan los clientes o consumidores. No los implementes porque sí. Recuerda que el objetivo es satisfacer sus necesidades.

Técnicas y metodologías para aplicar correctamente la innovación incremental:

La manera más común de tratar la innovación incremental es la de aplicar metodologías centradas en el usuario, como Design Thinking o Synectics, donde el proceso de diseño de soluciones parte de las necesidades del cliente, ya sean estas explícitas o implícitas. Ahora bien, la innovación en general, y en particular la incremental, no sólo debe generar valor a la medida del cliente, sino también de empleados y del resto de elementos que impactan en la experiencia percibida —como proveedores y partners–, constituyendo la cadena de experiencia de la compañía. Esto provoca que sea mucho más complejo elaborar soluciones que tengan éxito en el mercado y, sobre todo, que sean diferenciales al del resto de competidores.

En cierto sentido, estamos en un momento en que, ya sea por moda o por necesidad urgente de transformación, se implantan este tipo de metodologías en las organizaciones sin considerar qué factor diferencial pueden aportarnos con relación a la competencia. Porque si hacemos lo mismo, conseguiremos resultados muy parecidos. Si no cambiamos la manera en la que innovamos, no conseguiremos generar la ansiada novedad que aporte valor a nuestros clientes y nos posicione en el mercado como una marca con identidad propia.

Por tanto, lejos de implantar una única metodología, deberemos integrarlas recogiendo lo mejor de cada una de ellas, y experimentar con nuevas formas de hacer. Debemos innovar en la manera innovar. Este es un aspecto clave en la nueva cultura digital, donde todos los miembros de la organización deben contribuir a la misma desde su ámbito de responsabilidad.

Además, podemos apoyarnos en metodologías orientadas a generar exclusivamente innovaciones incrementales. Una de estas metodologías es la Teoría para la Resolución Inventiva de Problemas o TRIZ. Desarrollada en la antigua Unión Soviética bajo el análisis de tres millones de patentes, muestra un procedimiento y estrategias sistemáticas para generar novedad aproximándose a los retos desde un punto de vista holístico y de sistemas. Esto la hace especialmente apropiada a entornos de alta complejidad como los ecosistemas digitales actuales.

En definitiva, la innovación incremental debe ser parte de las actividades de innovación de cualquier compañía, junto a la optimización en procesos y a la innovación disruptiva. La manera de acometerla debe incluir metodologías y técnicas de diversa índole que permitan que cada miembro de la organización pueda contribuir al desarrollo del modelo de negocio actual con herramientas sencillas y potentes, lo que además favorecerá el desarrollo de una cultura digital que nos posicione de manera relevante y diferencial ante el cliente, nuestros empleados y la competencia.

Fuentes de información:
https://retos-directivos.eae.es/innovacion-incremental-vs-innovacion-radical-ventajas-e-inconvenientes/
https://www.esic.edu/rethink/tecnologia/innovacion-incremental-la-digital

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios