El 5G se abre paso en la conectividad inalámbrica exterior

47

No cabe duda de que la reciente desaceleración económica mundial ha enfriado los compromisos y el despliegue de la tecnología 5G. El calendario y el alcance de varios acontecimientos inesperados han puesto un obstáculo tras otro a los ambiciosos planes de despliegue de 5G.

El despliegue de la tecnología 5G requiere un capital significativo y un consumo de energía considerable para su funcionamiento. En una economía mundial media, estos costes pueden recuperarse gracias a las mayores primas de rendimiento de los suscriptores, pero como todos sabemos, esta no es una economía media y los suscriptores también se enfrentan a sus presiones de reducción de costes.

5G se retrasa, pero no se desvía
Dos avances significativos que ya están en marcha (y que probablemente tomarán impulso en 2024) son la simplificación de los emplazamientos 5G para reducir costes y la aparición de nuevos casos de uso empresarial que cambiarán las reglas del juego y aprovecharán las capacidades únicas disponibles en las redes 5G.

Juntos, estos dos factores probablemente aporten nueva energía y entusiasmo a la tecnología que seguirá siendo la base de la conectividad inalámbrica durante al menos los próximos diez años, o incluso veinte. Por eso, creo que el año que viene confirmará que 5G puede retrasarse, pero no desviarse en absoluto.

Publicidad

Nuevos casos de uso empresarial de 5G: redes privadas
Son muchos los atributos de rendimiento exclusivos de la 5G: su increíble velocidad, su enorme capacidad y su latencia ultrabaja, para empezar. Sin embargo, en cierto modo, parece que el rendimiento de la 5G ha conseguido superar parte de la demanda que satisface; 1 ms de latencia es una especificación increíble, pero las aplicaciones en las que realmente se necesita son muy pocas hoy en día.

Sin embargo, hay nuevos casos de uso empresarial en los que la 5G es preferible y esencial como plataforma tecnológica, incluso si no requieren una latencia de 1 ms. Pensemos, por ejemplo, en el creciente interés por las redes inalámbricas privadas en empresas, grandes recintos públicos, centros de viajes y otras ubicaciones destacadas en interiores, exteriores y combinadas interiores/exteriores con altos niveles de tráfico de red.

Los despliegues 5G obtienen sus ventajas de capacidad y rendimiento sobre LTE utilizando una combinación de mayor espectro de frecuencias y radios más capaces (M-MIMO). No es casualidad que las primeras instalaciones de 5G se hayan dirigido a entornos más urbanos, donde la red sirve con mayor eficacia a una alta densidad de tráfico.

Un año prometedor para el 5G
Puede que una improbable combinación de turbulencias económicas y políticas a escala mundial haya ralentizado el despliegue de 5G, pero no puede decirse que se haya detenido. La tecnología es demasiado prometedora y tiene demasiadas ventajas como para mantenerse a la espera durante mucho tiempo.

La introducción de estas redes en el mercado se verá favorecida este año por la simplificación de la arquitectura de los emplazamientos, que reduce costes, y el interés creciente por las redes 5G privadas. Cómo será la base de las redes inalámbricas durante la próxima década, a medida que continúe el desarrollo de la 6G, no tiene sentido suponer que los vientos en contra impedirán que 5G desarrolle su potencial durante mucho más tiempo. Por el contrario, es probable que esos vientos cambiantes empiecen a llenar nuestras velas en 2024, conduciéndonos a nuevos destinos que sólo ahora están saliendo a la luz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios