Perú podría contar con un mercado de alta tecnología gracias al microprocesador RISC-V

73

Hoy en día casi todos los dispositivos cuentan con microprocesadores en su diseño, causando mejores velocidades de procesamiento, por ejemplo: un smartphone de gama media es más de 1000 veces más rápido que el procesador del Apolo 11, cohete que llevó al hombre a la Luna. Esta industria ha crecido tanto en producción, pero no en número de competidores.

Entre los más destacados son Intel y AMD en arquitecturas de escritorio y servidores, por el contrario en CPU para dispositivos ligeros la lista de ellos si es mayor: Qualcomm, Arm, Broadcom, Huawei, Samsung, entre otros. Todas estas marcas trabajan bajo el desarrollo de su propia tecnología, patentes propias o adquiridas, por lo que es demasiado complicado poder crear una compañía en este rubro, a menos que estas organizaciones liberen su tecnología.

Ante todas las barreras legales para licenciar tecnología de procesadores, nace en la Universidad de California en Berkeley inventar un procesador totalmente libre, llamado Reduced Instruction Set Computer – RISC-V, que traducido al castellano significa conjunto de instrucciones de computadora reducido y V, por la edición abierta del conjunto de instrucciones. Esta iniciativa busca democratizar el desarrollo de estos dispositivos y así tener cada vez menor dependencia tecnológica.

El microprocesador RISC-V, sirve para crear gadgets y artefactos que requieran poder de cómputo para cálculos, convirtiéndolo en un procesador multipropósito, el mismo que se puede rediseñar para formar parte de una computadora, servidor e incluso de electrodomésticos.

Publicidad

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, impulsó a que empresas asiáticas logren desarrollar procesadores basados en RISC-V, como es el caso de los modelos Xuantie910 producido por Alibaba. Incluso institutos de investigación chinos se encuentran en el desarrollo de laptops con procesadores RISC-V chinos.

Este nuevo tipo de procesador sigue creciendo cada vez, debido a la aceptación de comunidades académicas e industrias de alta tecnología en computación como Samsung, Google, NVIDIA, así como inversores, laboratorios, independientes, entre otros. Diferentes compañías han sido creadas con esta tecnología, llegando a ser muy atractivas como es el caso de Sifive, empresa que produce chips a medida del diseño de usuario. Intel está interesada en adquirirla por dos billones de dólares.

RISC-V ha propiciado que se aperturen ecosistemas en países aún en vías de desarrollo como es el caso de Pakistán, donde se están entrenando en las universidades para diseñar procesadores libres, ya que en la actualidad la fabricación de sus procesadores la realizan a través de un partner en Estados Unidos. Esto en un futuro, les abrirá un nuevo mercado de servicios de diseño de procesadores, pues según Semico Research Corp se estima que para el 2025 se crearán 62.4 billones de CPU RISC-V en el mundo.

El Perú debería inspirarse en la estrategia de Pakistán, para así poder lograr un mercado de alta tecnología y en unos cuantos años contar con una industria sólida de diseño de procesadores. Incluso posteriormente, podría consolidarse en una industria de fabricación de microchips con algún valor agregado hacia algún tipo de dispositivos, por ejemplo con tecnología para el procesamiento de Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas ó comunicación, como es el caso Nordic Semiconductor de Noruega que desarrolla chips para bluetooth.

La ventaja sería que el chip no solo cumpliría funciones básicas como las que efectúa ordinariamente un televisor, en cambio al contar con chips de procesamiento de Inteligencia Artificial, éstos podrían reconocer el rostro de sus usuarios y aplicar algún control parental para menores de edad o ser la base para crear juegos basados en reconocimiento de imágenes y/o audio.

Nuestro país puede aprovechar estas iniciativas, introduciendo la tecnología en los cursos a nivel de pregrado, creando grupos de investigación sobre el tema y alianzas con organizaciones internacionales para promover la capacitación técnica por la asociación de RISC-V en el mundo. De esta forma, no sería espectador sino que se convertiría creador del futuro.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios