Así respondió nuestra comunidad científica al desafío de la emergencia sanitaria.

Ciencia y tecnología peruana contra el covid-19

0
61
Fabiola León-Velarde, presidenta del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e innovación Tecnológica (Concytec).

La lucha contra el covid-19 movilizó a la comunidad científica peruana que tuvo que responder e innovar en la forma de gestionar la investigación desde su ámbito. La presidenta del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e innovación Tecnológica (Concytec), Fabiola León-Velarde, resalta varios aspectos importantes del desafío que ha planteado la pandemia del coronavirus en el Perú, entre ellas la necesidad de diseñar una estrategia que se ha ido implementando sobre la marcha, con recursos propios y con el aporte científico de los investigadores peruanos.

Debido a la emergencia, cuenta que se hizo un llamado rápido y se pidió a los científicos convocados respuestas inmediatas. Por eso se convocó a los grupos de investigación constituidos, a aquellos que ya tenían experiencia, y se hizo básicamente en las seis áreas de respuesta para enfrentar una pandemia, como son las áreas de diagnósticos temprano y masivo, accesorios sanitarios, plataformas digitales que puedan dar los reportes de casos, nuevos tratamientos, vacunas y, luego, el conocimiento en sí del virus. En estas seis áreas se incluía también la parte social de salud comunitaria.

León-Velarde cuenta que en el primer concurso tuvieron más de 600 notas conceptuales, no obstante que se pidió que los resultados estén en tres meses porque no se podía esperar un año. “En el primer concurso, que fue de 6 millones soles, cada proyecto demandaba entre 300,000 y 350,000 soles de inversión. Preseleccionamos 50 proyectos y nos quedamos con 29. Luego se hizo un segundo concurso; el resultado fue similar”

Asegura que hoy manejan 50 proyectos que están encaminados y varios de ellos casi terminados. Todos con excelentes grupos de investigación, y ahora se espera, como resultado de ambos concursos, 22 prototipos, 21 paquetes tecnológicos, y por lo menos 20 artículos científicos. Se hicieron también algunas capacitaciones, seis solicitudes de patentes y algunas propuestas de alineamiento de acción pública.

Publicidad

Iniciativas científicas peruanas
En el recuento, Fabiola León-Velarde detalla que los proyectos provienen de 30 universidades públicas y privadas, nueve de empresas y 12 de institutos públicos y todos estuvieron enfocados en la atención de la pandemia, a partir de la información de cuáles eran las áreas indispensables para responder a la lucha contra la enfermedad. Revela que las áreas de vacunas, accesorios sanitarios como respiradores o ventiladores, kits de detección rápida y temprana eran las más urgentes.

Refiere que mantienen un convenio con el INS (Instituto Nacional de Salud) para tener un centro con infraestructura que permita realizar ensayos preclínicos, ensayos de desafío, que es la última parte de evaluación de una vacuna en animales infectados, por lo que financian al INS con el proyecto de la Cayetano Heredia y Farvet para mejorar este aspecto.

“En este momento, los grupos están terminando sus proyectos. Tenemos dos pruebas moleculares rápidas, respiradores, ventiladores mejorados, un aplicativo móvil en el que un alcalde o una autoridad regional podrá ir de barrio en barrio con una tableta y, al evaluar ciertos indicadores, saber si una persona tiene covid-19 o se trata de un resfrío común, lo que implicaría determinar si requerirá un seguimiento clínico”. Asegura que este aplicativo, que está prácticamente listo, será de gran utilidad en los distritos para realizar una vigilancia de la comunidad.

En cuanto a la producción de esta tecnología, refiere que se evalúa a quienes invitan para que puedan desarrollarla a mayor escala.

Producto peruano
León-Velarde destaca el valor de la producción científica que se ha generado en estos meses de pandemia, pero resalta especialmente aquellos proyectos que van a permitir tener rápidamente un diagnóstico, como son los de detección molecular masiva temprana, tanto los protocolos como los kits de detección molecular.

Menciona también otros aplicativos móviles que ayudarán a que los médicos puedan detectar por bluetooth en un paciente que ya tiene covid-19, sus signos vitales, lo que permitirá evaluar de forma permanente al enfermo y estar atento a si se produce un deterioro crítico de su salud. “Lo valioso de la situación es que hemos aprendido que debemos estar preparados para responder a este tipo de eventos y, por ejemplo, en el caso de la producción de vacunas, no podemos ser un país que no las produzca. México y Argentina lo hicieron de inmediato”, enfatiza.

Otro aspecto relevante que dejan estos seis meses de convivencia con la pandemia del coronavirus es que ha permitido visibilizar a los grupos importantes de científicos que han respondido al desafío. No obstante, León-Velarde reconoce que lo que nos hace falta es cómo validamos rápidamente cuando se produce un aporte de los científicos, cómo hacemos para tener laboratorios preparados para producir ya sea dispositivos médicos, accesorios sanitarios o vacunas. “Debemos consolidar a los grupos de científicos porque los tenemos, y son muy buenos”.

Por último, la responsable del Concytec afirma que vienen trabajando con el Congreso para tener un nuevo sistema de gobernanza de la ciencia y tecnología. “Esto es fundamental porque si los institutos de investigación dependen de los sectores, las universidades dependen del Ministerio de Educación, por más que la ley diga que el Concytec es el ente rector, si no tenemos ninguna herramienta vinculante porque todas las instancias implementadoras dependen normativamente, económicamente y financieramente de sus sectores, cómo podemos hacer prevalecer nuestra hoja de ruta. Requerimos esa instancia de coordinación que sea vinculante y obligatoria, ya que en este momento no existe”.

Por Gabriel Valdivia
Agencia Andina

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tus comentarios